Creemos en un solo Dios manifestado en el Padre, el Hijo
y el Espíritu Santo.
Creemos en el nacimiento virginal de nuestro Señor
Jesucristo por obra y gracia del Espíritu Santo.  
Creemos en la absoluta inspiración de las Sagradas
Escrituras.
La Biblia es la unica verdadera palabra de Dios.
Creemos en la doble naturaleza de nuestro Señor
Jesucristo como verdadero Hijo de Dios y verdadero Hijo
de Hombre sin pecado.
Creemos en el sacrificio y en la muerte expiatoria de
nuestro Señor.  
Creemos en la resurrección de Jesús, en su ascensión al
cielo y en su retorno a la tierra como Rey y Señor.
Creemos que somos justificados por gracia a través de la
Obra de la Cruz.
Creemos que cada creyente debe ser bautizado en agua
conforme al mandato del Señor. Este bautismo significa
ser sepultados con Cristo  cumpliendo en ello la
circuncisión del corazón.
Creemos en el bautismo del Espíritu Santo, y que este es
un Don de Poder accesible a cada creyente
posteriormente a su conversión.  
Creemos que la Iglesia es la más alta institución de Dios
en la tierra y que su Misión es llevar el Evangelio del
Reino a todas las naciones.  
Creemos en la Unidad Espiritual de todos los creyentes
redimidos por la sangre de Jesucristo.
Creemos en la necesidad de mantener conforme al
Evangelio de Jesucristo la pureza de la Iglesia en su
doctrina, vida y conducta.
Creemos en la Segunda Venida de nuestro Señor, en su
soberanía absoluta sobre la tierra, en la resurrección de
los salvados para vida eterna, de los perdidos para
condenación eterna  y en la Victoria Final del Eterno
Reino de Dios!
En que Creemos?
IGLESIA NUEVA VIDA
CASA DE MISERICORDIA
Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón.
Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca
que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los
muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero
con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo
aquel que en él creyere, no será avergonzado. Porque no hay diferencia
entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para
con todos los que le invocan; porque todo aquel que invocare el nombre
del Señor, será salvo.
ROMANOS 10: 8-13